© 2019 by TRINIDAD DE LA LUZ

Todos los derechos reservados

Buscar
  • Fabian Serron

Como soltamos lo que nos molesta




Dejar ir es más una decisión y un movimiento que una sanación.


Muchos asocian el soltar o liberarse de las cargas del pasado con realizar una sanación o hacer terapia. Y eso es solo necesario cuando no pudimos por nosotros mismos soltar el funcionamiento o sentimiento que ya no queremos.


Pero, en realidad, el movimiento depende de nosotros siempre. Inclusive cuando recibimos ayuda o terapia. Ya que es exactamente eso, una ayuda a lo que nosotros decidimos que queremos.


Es importante que descubramos el poder que reside en nuestras decisiones tomadas de corazón y con determinación. Es decir, que muchas veces cuando decimos “yo quiero cambiar”, es en realidad una afirmación mental, desde nuestro entendimiento mental o nuestros pensamientos. Pero el REAL poder de cambiar nuestra situación con solo decidirlo no reside en nuestra mente, por más fuerte o inteligente que ésta sea, el poder de liberarnos y de cambiar patrones de funcionamientos se encuentra en lo que llamamos DECISIÓN DESDE EL CORAZÓN.


La decisión desde el corazón no significa que tenemos que vibrar en un amor puro e incondicional para poder cambiar, decidir desde el corazón significa encontrar la determinación que se encuentra en nuestra esencia para elegir lo que queremos y cómo queremos vivir.


En términos concretos significa poder decidir DE VERDAD Y EN SERIO que ya no quiero vivir más así o ya no quiero vivir más esta situación.


Todos tenemos ese poder. Solo que, muchas veces, no lo conocemos. Generalmente el poder que conocemos es el de nuestra personalidad o de nuestra fuerza de voluntad. Y estos dos aspectos están condicionados siempre por nuestros miedos ocultos o inconcientes. Por eso es imprescindible encontrar el poder de nuestro mundo interno. El poder de decidir como quiero que sea mi realidad y que nuestra convicción y nuestra fuerza de voluntad se alinee a esa dirección.


Pero para encontrar ese poder innato debemos cumplir con dos condiciones básicas: la primera es hacernos responsables de lo que somos y lo que nos pasa y la segunda es estar dispuestos a realizar los movimientos necesarios para conseguir el cambio.


Hacernos cargo de lo que queremos cambiar significa dejar de buscar los culpables o los porqués de lo que me sucede y emprender el camino de transformación necesario para lograr vivir como anhelo. Y ese camino siempre es desde el punto presente hacia adelante, nunca hacia atrás. Aunque algunas técnicas de sanación recurran al pasado para encontrar el origen de lo que me sucede, la actitud y la intención de quien quiere sanar es soltar ese funcionamiento o ese sentir, y comenzar a vivir diferente de ahora en más. La creencia de que debemos focalizarnos en el pasado para sanar nos puede anclar aún más a ese sentir que ya no queremos.


Y realizar todos los movimientos necesarios se refiere a emprender el camino de aprender lo que tengo que aprender de lo que me sucede para dejar de vivirlo de la manera que lo vivo. Y este aprendizaje se puede dar a través de terapias de sanación, libros, videos, audios o cualquier instancia en la que yo consiga descubrir de qué manera puedo hacer contacto con lo que me pasa y cuáles son los movimientos concretos necesarios para aprender y trascender lo que me sucede.


En definitiva, pidamos ayuda o no, el camino de poder transformar realmente nuestra situación reside en que nos podamos dar cuenta como decidir desde nuestro sentir interno lo que quiero cambiar. La vida se encargará inmediatamente de ponernos delante lo que necesito resolver o cambiar en mi realidad para conseguir el objetivo que nos propusimos. Así que adelante, anímate a decidir y a cambiar y sentirás una fuerza que nace desde adentro que siempre estuvo ahí esperando a que la uses. Y es tu propia fuerza, la fuerza del sentir puro de tu corazón, es la fuerza de tu Alma.


Fabián Serrón Canalizador - Terapeuta

18 vistas